Publicado en: 11 mayo, 2018
Colorido, Divertido, Arriesgado y con Sentido / Packaging Design 2018
By: Proplas

El empaque de productos está en todos lados, desde la tienda local que más nos gusta hasta las tiendas virtuales de nuestras marcas favoritas, aunque debemos decir que el diseño de empaques evoluciona cada año para satisfacer las necesidades y requerimientos del mercado. En realidad todo se centra en la experiencia de destapar ese empaque, ¿No es así?

A continuación se presentan las tendencias que decidimos desenvolver en el 2018:

  1. Simplicidad

El diseño minimalista ha estado presente desde hace un tiempo, y parece que no se irá pronto. Aunque puede pasar por abstracto y primitivo, “mantenerlo simple” juega un rol importante a la hora de ayudarnos a acceder a ese lado intuitivo. La parte difícil pero divertida del manejo de una línea minimalista es encontrar símbolos o iconos con los cuales todas las personas se relacionen e identifiquen, evitando así el uso de la menor cantidad de texto posible, y logrando que el mensaje se explique por sí mismo.

  

  1. Pasteles

Femenino y tranquilo. Los colores pastel se comportan como una reacción natural y tranquila a los colores explosivos que hemos venido experimentando en el diseño de empaques. La poca saturación hace que estos colores se conviertan en una buena elección para crear un efecto de suavidad, sincero y de un aura cálida lo que se traduce en un mensaje agradable y acogedor para los consumidores potenciales. Esta paleta de color nos recuerda que el color es luz y la luz es energía. Y la energía que materializamos tiene un impacto.

  

  1. Doodles

¿Garabatos? ¿Garabatear? Créanlo o no, esta tendencia abarca desde los 9años hasta los 90 años, porque de alguna u otra manera todos lo hemos hecho. Los adultos relacionan este tipo de tendencia de diseño con aquel recuerdo feliz de la niñez, con energía y vitalidad que en algún momento todos tuvimos. Cuando vemos este tipo de elementos plasmados en un envase se crea todo un universo en torno a estos, es divertido, y describe de una manera increíble el contenido que se encuentra dentro de ese envase. Muchas veces sonreímos incluso antes de tomar el empaque, ¿Será que nuestro cliente es feliz? ¡Por supuesto que sí!

  

  1. Posters de Película

¡Mantener a los consumidores entretenidos es la clave! Y que mejor manera que hacerlo evocando la misma atmósfera y narrativa de los Posters de Película. El mercado al que se le apunta con este tipo de empaques es muy amplio, ya que va desde un público que es fanático del cine hasta un público que podemos considerar más casual. Los posters logran transportar al consumidor por medio de una narrativa que se encuentra conectada a fondo con el producto (Creando un lazo entre consumidor y producto), estableciendo de esta manera una identidad clara y precisa.

  

  1. Palabras Grandes

Si estás buscando enviar un mensaje fuerte y claro acerca de lo que tu producto es, entonces palabras grandes es quizás lo que estás buscando. Las palabras son la mejor forma de ser creativo a la hora de comunicar un mensaje. Ya sea divertido o serio, este estilo gráfico servirá siempre y cuando la tipografía que se decida usar sea bold y sans serif, y con seguridad que esta combinación con el uso colores correcto entregará un resultado que hará destacar ese producto.

  

  1. Materiales y formas que se destacan

Para aquellos que no son de palabras grandes ni tonos pastel, pero sí de formas y materiales innovadores, ¡Entonces esta tendencia es para ustedes! Este acercamiento entra en la categoría de “Empaques Extremos”. Convertir tu envase de jugo en un segmento de Bamboo o tu empaque de resina en un tronco de árbol, esto literalmente significa que lo único que falta por hacer es poner tu logo en el empaque.  No hacen falta las palabras. Esta tendencia de diseño creativa muestra el ingenio y ese factor “Think out of the box” que un producto puede llegar a brindarle al mercado, y esto siempre debería ser a lo que se le debe apuntar al momento de construir la identidad de una marca.

  

  1. Vintage

No puedes ir hacia adelante sin conocer tu pasado. El pasado está arraigado a nuestra realidad colectiva actual, es por eso que el diseño vintage nos genera un sentimiento de conexión con nuestros recuerdos. Este concepto de diseño nos entrega un poquito de algo que dejamos atrás, pero que sin embargo hace parte esencial de nuestra cultura y recuerdos.

El diseño Vintage cuenta una historia de tradición, respeto y pasión, elementos que aún se mantienen vivos, detalles densos y una identidad fuerte y duradera.

  

  1. Fotografía

La fotografía siempre ha estado fuertemente vinculada con el diseño. El mensaje visual que transmite una foto tiene el poder de hacerte pausar. También le da al diseñador la libertad de soñar con un collage loco. Una foto también puede brindar a la composición del empaque un orden.

  

  1. Efectos holográficos

Un estampado de papel holográfico puede cambiar algo de lo ordinario a lo extraordinario. Profundidad, tridimensionalidad y una variedad de colores añaden elegancia y valor a cualquier empaque. Los hologramas pueden dar al plástico o al papel un efecto metálico que aporta brillo y estilo a cualquier composición.

  

  1. Gradientes Vibrantes

Desde el despegue del diseño con enfoque “flat”, los degradados han estado de lado esperanto el tiempo perfecto para resurgir. Ahora, el uso de degradados parece estar volviendo, cada vez los vemos más y más en el diseño de empaques, agregándoles profundidad y forma.

  

Fuente: 99 Designs 

Imágenes tomadas de: 99 Designs 

Seguir leyendo

Deja un comentario