Publicado en: 9 mayo, 2017
La influencia de las generaciones en el diseño de los envases
By: Proplas

Los jóvenes infieles

Los adultos de hoy pertenecientes a la Generación X son muchos de los padres de los tan afamados Millennials (Generación Y), nacidos entre el año 1980 y el 2000.

Ellos son la generación más grande desde los Baby Boomers, y se caracterizan por ser quienes utilizan las redes sociales cotidianamente para compartir su vida con los demás. Son abiertos socialmente, y disfrutan por igual compartir momentos tanto en el mundo online como en el offline. Les gusta la tecnología y la interacción con el mundo digital, y aún más si ellas les permiten estudiar o trabajar en cualquier lugar, dentro y fuera de casa.

Muchos envases ya aportan portabilidad haciendo eco de esta realidad, permitiendo el consumo en cualquier parte, facilitando la apertura o cierre para consumir después. Otros incluyen utensilios como cucharas para yogur, o separación en compartimentos por ejemplo para un snack húmedo y para otro seco.

Los miembros de la Generación Y son conocidos por ser sofisticados, informados, e inmunes al marketing tradicional. Pretenden que las marcas sean honestas y transparentes.

Les gusta ser dueños de sus decisiones y elegir productos que no engañen. Pero también son menos leales a la marca si ésta nos los satisface por completo. Eso los lleva a ser tan flexibles como cambiantes.

Pero su ombligo no es lo único que ven, también ostentan los índices más altos de participación en causas sociales y ambientales, por ello los envases amigables con el medio ambiente son populares entre los Millenials. El auge de los envases sustentables y de las propuestas ecológicas en gran parte hacen eco de las aspiraciones y objetivos de esta generación.

Descubriendo experiencias

Los Millennials son grandes emprendedores. Valoran los ingredientes poco habituales, recetas y procesos de elaboración ancestrales.

Suelen apoyar y confiar en los pequeños productores que dedican su vida y pasión a elaborar un producto muy cuidado, especial, que pretende ser una opción que se salga de lo común.

Por eso tuvieron tanto éxito marcas nuevas que, de pronto, pusieron de moda el valor de la elaboración artesanal de cerveza, de cereales y hasta jabones, lo que obligó a las grandes marcas a atender esta necesidad, transformando su oferta, o lanzando nuevos productos para este segmento.

El millennial busca continuamente experiencias, es explorador y quiere la diversidad. Por eso, le gusta descubrir productos elaborados con ingredientes de agricultura ecológica, o que provengan de un lugar exótico.

La iniciativa Nescafé 360º apela a este espíritu explorador: Se trata del primer vídeo en 360º grabado en una plantación cafetera de Brasil. El video se puede ver o desde Youtube, o desde la app de Nescafé, o del website 360.nescafe.com. Un visor para colocar al móvil hecho de cartulina aumenta la sensación de estar visitando el campo de café.

Es interesante ver cómo este grupo de consumidores sigue a marcas grandes y pequeñas, siempre y cuando encuentren sus valores representados en ellas.

Prefieren la naturalidad en contraposición de lo artificial. Es por esto que se identifican muy bien con la transparencia de los envases, pues ella les permite ver el contenido de los productos.

Los niños mimados

Los nacidos desde el año 2000 forman parte de la denominada Generación Z, quienes encuentran todo el entretenimiento que desean en pantallas táctiles de sus teléfonos móviles.

Se estima que son 23 millones actualmente, pero seguramente se considerarán parte de esta generación a los nacidos hasta el año 2020.

Viven inmersos en un entorno tecnológico altamente sofisticado, que seguramente va a dominar su vida educativa, laboral y comercial. Para ellos la integración con el mundo digital es algo natural. Las compras por internet posiblemente sea algo que va a ser más natural para ellos, que ir a una tienda.

Algunos envases aprovechan la tendencia que tiene esta generación a tomarse selfies a toda hora, con diseños de envases que aporten diversión en cada momento, para usarlos como bigotes, anteojos o narices de cerdo.

La GenZ está más que cualquier otra influenciada por internet, así como por los contenidos por demanda. Ellos ven lo que quieren ver en el momento que desean, y eso hace difícil hacer que vean un anuncio.

Están viviendo la transición de la infancia a la adolescencia, y comienzan a realizar sus primeras elecciones de marcas favoritas. El tiempo nos dirá quiénes se adaptarán mejor a sus pretensiones.

Son un mercado fértil para las marcas de snacks, ya que se está viendo un marcado aumento del consumo de pequeñas raciones en varios momentos del día, tanto para satisfacer con sabores indulgentes, como para proveer productos saludables de alto aporte nutricional.

Estos niños inquietos y vivaces necesitan estímulos que llamen su atención, por eso el diseño de los envases recurre a colores diferenciadores, que estén por fuera de lo común.

Desafíos virales

Para estos chicos todo sucede de manera inmediata, la diversión y la sorpresa son parte de lo que los hace felices. Les gusta ser desafiados, como los innumerables videos de YouTube que constantemente proponen nuevos retos como el “mannequin challenge”, o el “botella challenge”, y se viralizan rápidamente.

Por si no sabe de qué se trata el desafío de la botella, uno de los más populares consiste en arrojar una botella plástica medio vacía girando en el aire de manera que caiga de pie. Todo comenzó con un vídeo grabado en un concurso de talentos de un instituto estadounidense en el mes de mayo pasado. Desde entonces, cientos de miles de vídeos en YouTube, Facebook o Twitter se suben con demostraciones. Una búsqueda en Google de “water flip challenge” arroja más de 25 millones de resultados al momento de escribir este artículo, así que ahora que lo está leyendo probablemente sean muchas más.

Los desafíos son interesantes para que las marcas los aprovechen y los utilicen en sus envases para crear empatía con esta generación que busca constantes estímulos.

En la tónica de desafiar a los consumidores, la marca de nachos estadounidense Paqui creó una tortilla especial que está hecha a partir de los ajíes más picantes del mundo, los Carolina Reaper, según el Guinness Book of World Records.

Es tan picante que se vende de manera individual porque aseguran que nadie podría tolerar comer más de una. Un verdadero desafío sólo para valientes.

Se llama “Carolina Reaper Madness Chip” y, como advertencia para los compradores, se vende en un empaque con forma de ataúd.

 

FUENTE: El catálogo del Empaque.

Deja un comentario